Reseñas

Mis amigxs me mandan sus libros y yo escribo sobre ellos

El Mal estar, de Javier Zúñiga, es un libro que busca experimentar con la forma, al proponer dos tiempos narrativos sucediendo de manera simultánea: uno, viviéndose, y el pensándose-reflexionándose en forma de la voz interior del narrador-protagonista-narrador. El montaje de los párrafos, sin mayúscula inicial, indicarían que lo que leemos lleva sucediendo de manera indefinida, como si la obra estuviera enmarcada en puntos suspensivos.

Zúñiga propone el replanteamiento de un mito, el de Edipo, pero en la Ciudad de México. De ahí, quizá, la importancia narrativa del contenido sexual, de los elementos orgánicos, de la piel, el sudor, los efluvios y el tacto. El narrador, eso sí, aclara, en un posible ejercicio de metaliteratura, que ese personaje inventado, Jaén Santiago, narrador- protagonista, es una invención propia del oficio de escribir de otro. Jaén como el invento del narrador y, sobre todo, como medio para el remake del mito. Jaén es efímero porque sólo está vivo en una invención.

La moral del narrador (quizá la de Jaén también), vinculada al castigo-afrenta divina por el tabú del incesto, se retoma de manera recurrente a través del cuestionamiento a Dios. Más allá de su elemento revelador, transgresor, la fuerza del tabú del incesto, como la describe Zúñiga, radica en el placer por el placer. ¿Acaso el personaje siente mayor gozo o remordimiento al constatar que es su madre aquella a quien ha dominado y se ha dejado dominar con una docilidad femenina? En este sentido, el libro, escrito en los noventa, reflejaría una forma de interacción masculino-femenina cuestionada hoy en día. A lo largo del libro, el protagonista, Jaén Santiago, tiene una relación violenta, masculina con ella, su amante-madre (enmascarada de pasión) pero, a su vez necesitada de atención y cuidado que no permite una sola distracción por parte de ella. Si se trata de una reflexión sobre el mito en sí, sin duda, podría ser muy acertada.

Mal estar.

Javier Zúñiga.

Ediciones Azimut.

Málaga, 2021.